Dr. Román Rostagno
 
Director del Grupo Médico

 
 
Cuándo hacer mamografías?
Respuesta al informe de la United States Preventive Services Task Force.
Octubre 2009

Ante la publicación en los Anales de Medicina Interna sobre el informe de la United States Preventive Services Task Force (USPTF) en el que recomiendano realizar estudios mamográficos de detección de cáncer de mama a las pacientes entre 40 y 50 años y de retardar la frecuencia de los estudios a cada dos años luego de los 50 años, asumimos el compromiso de informar a la población general que avalando los conceptos de la Sociedad Americana del Cáncer (ACS) y de la Sociedad Internacional de Imágenes Mamarias (SBI) seguimos recomendando lamamografía anual y el examen clínico a todas las mujeres comenzando a los 40 años.

Ya en el 2003 los expertos de la ACS revisaron los mismos datos que estudió la Task Force y llegaron a conclusiones diferentes. No ignoramos que algunos cánceres puedes ser pasados por alto o que se pueden provocar falsas alarmas. Estas limitaciones son más importantes en el grupo de los 40 que en los 50 y en éstos con respecto a los 60. O sea que la efectividad del test aumenta con la edad. Pero esta limitación no cambia el hecho de que el screening, comenzando a los 40 años, salva vidas. La ACS reconoce las limitaciones de la mamografía y está abocada a incorporar nuevas tecnologías para lograr mayor certitud diagnóstica y además es permanente su compromiso en la búsqueda y evaluación de nuevos test.

La ACS reconoce que los pacientes del grupo 40-50 tienen 15% menos de incidencia del cáncer que los del grupo 50-60 y no por eso las va a condenar a padecer un cáncer de detectado tardíamente con todas las implicancias que se merece.

Enfatizando el concepto anterior, hasta el momento, no se acepta que exista a los 50 años una mágica barrera biológica, que separe grupos con distinto riesgo. Puntualmente en esa etapa de la vida, la mujer entre los 40 y 50 años, está cumpliendo un rol trascendente como eje del grupo familiar, con hijos adolescentes y su falta sería de un impacto social difícil de superar.

La tecnología utilizada hoy es mucho más confiable, que la revisada en el trabajo consultado.

El staff médico de expertos de la ACS declara que con las nuevas tecnologías, los beneficios del screening del grupo de 40 a 50 años, superan ampliamente sus limitaciones.

La Task Force no asume reconocer los beneficios logrados con la detección temprana por el programa de screening que en la mayoría de los casos se solucionan con la extracción de una pequeña porción de la mama en contraposición de la mutilantes cirugías acompañadas con quimioterapia y la consiguiente angustia personal y del entorno familiar, sin mencionar los altísimos costos comparativos.

Es significativo que el modelo computado utilizado por la Task Force nunca fue sujeto a la crítica de expertos de sociedades afines al cáncer de mama,ignorando a su vez, todos los estudios publicados con grandes cantidades de pacientes y avalados con evidencias científicas que contradicen sus conclusiones.Es sugetivo, además, que aceptan estudios que fueron denostados oportunamente por deficiencias técnicas groseras.

La Task Force descartó la literatura que no valoró a la mortalidad como conclusión final.

Por lo tanto, las desventajas de la morbilidad, o sea la severidad del tratamiento en el cáncer bien constituido, tampoco fue considerada.

Tampoco menciona, la Task Force, las últimas estadísticas de Holanda y Suecia que demuestran que la mejora de la sobrevida de los últimos veinte años se atribuye mucho más a la detección temprana que al tratamiento instituido.

En Suecia a expensas del screening el índice de sobrevida en el grupo de los 40/50 años, llegó al 40%.

Otro tema tratado, contrario a la evidencia, fue focalizar a las pacientes con “alto riesgo”, permitiendo su pesquisa a más temprana edad, para que en el grupo general “no hubiera pérdida de vidas”. Esto es insuficiente pues se ignoraría el 80% de los cánceres que ocurren en pacientes sin factores de riesgo.

En resumen, sorprende que un grupo de epidemiólogos lancen al público general sus conclusiones, sin haber convocado a expertos en detección y diagnóstico en cáncer de mama, descartando los estudios masivos realizados en la materia, y diseñando sus propios modelos.

Es nuestra obligación ante la sociedad mostrar nuestras evidencias que ya fueron discutidas profundamente y que contradicen lo enunciado por la Task Force.

Prof. Román Rostagno
Presidente Club de la Mama
Pte. Electo Soc.Iberoamericana
Imagenología Mamaria
Consensuado con la Sociedad Argentina de Radiología
Artículo publicado en La Nación

 
 

 


RESONANCIA MAGNETICA
de extremidades
Copyright © Grupo Médico Rostagno :: 2010 :: Todos los Derechos Reservados